La justicia alemana sienta un histórico precedente: que las Big Tech tengan que pagar por el tráfico a las operadoras

La justicia alemana sienta un histórico precedente: que las Big Tech tengan que pagar por el tráfico a las operadoras

El pasado 14 de mayo, el Tribunal Regional de Colonia dictó una sentencia histórica en Europa: condenaba a Meta a pagar a Deutsche Telekom por el tráfico que sus redes sociales Facebook, Instagram o WhatsApp enviaban a través de la infraestructura de la operadora alemana.

Expansión se ha hecho eco de la sentencia que, aunque dejan margen para su apelación, crea un precedente legal que avala las tesis que las principales operadoras de todo el mundo.

Las operadoras de telefonía y comunicaciones llevan más de una década reclamando a las grandes compañías tecnológicas como Google, Meta, Netflix o Amazon: que paguen una cuota por el uso que hacen sus usuarios de las redes de datos que despliegan las operadoras.

El caso de Deutsche Telekom en el que ganan todas las operadoras

En este caso concreto, el Tribunal Regional de Colonia estimó la demanda de la alemana Deutsche Telekom por el uso indebido de su red de datos por parte de Meta. El tribunal condenó a la compañía de Mark Zuckerberg a pagar unos 20 millones de euros en concepto de compensación.

No obstante, la clave de la sentencia no es la cuantía de la multa impuesta a Meta, sino el reconocimiento jurídico del derecho de las operadoras a cobrar a las tecnológicas que ofrecen servicios online por el tráfico que generan sus servicios. Una demanda histórica de las operadoras que las tecnológicas se negaban a reconocer.

El litigio entre Meta y Deutsche Telekom se inició a raíz de un acuerdo de tráfico entre ambas compañías. Meta pagaba a la operadora alemana 5,8 millones al año a modo de compensación por el envío de tráfico de datos a través de sus redes. Sin embargo, la tecnológica pensó que estaba pagando demasiado y solicitó una rebaja del 40% como condición para renovar dicho acuerdo.

Deutsche Telekom contraofertó con una rebaja del 16% con respecto al contrato vigente. Ambas compañías no llegaron a un acuerdo satisfactorio, por lo que Meta decidió rescindir el contrato y ahorrarse ese pago.

Aunque no recibía ninguna compensación por ello, la operadora mantuvo el acceso al tráfico de Meta, porque, de lo contrario, estaría perjudicando la satisfacción de sus usuarios. Si Deutsche Telekom bloqueaba a Meta, sus clientes no podrían acceder a las redes sociales ni enviar mensajes por WhatsApp. Algo que no estaba en los planes de la operadora alemana.

Por lo tanto, Meta estaba usando gratis la infraestructura de red de Deutsche Telekom, y la operadora tenía las manos atadas porque no resultaba inadmisible bloquear el acceso a esos servicios online para sus usuarios. La única salida para la operadora era la judicial.

{«videoId»:»x8mbe96″,»autoplay»:false,»title»:»THREADS: Probamos el TWITTER de INSTAGRAM y Mark Zuckerberg», «tag»:»Webedia-prod»}

Lo importante no es la multa, es lo que implica la sentencia

En las alegaciones de Meta ante el tribunal de que Meta tiene un poder de negociación absoluto al tener la capacidad de bloquear el tráfico a sus servicios, la justicia alemana ha reconocido que Meta y Deutsche Telekom se encuentran en igualdad de condiciones negociadoras, ya que existe una situación de dependencia entre ambos modelos.

En realidad, ningún servicio de contenidos online podría ser viable sin el servicio de las operadoras, de la misma forma que las operadoras no incentivarían al uso de sus redes por parte de sus usuarios si no existe un contenido que consumir.

Este reconocimiento sienta un precedente legal que reconoce la demanda de las operadoras por establecer una contribución justa (fair share) para que las grandes tecnológicas y plataformas de streaming asuman parte del coste de despliegue y ampliación de las redes de datos, que actualmente asumen las operadoras de comunicaciones.

Una de las reclamaciones históricas de las compañías es un marco legal específico que obligue a las grandes tecnológicas a sentarse a negociar con las operadoras acuerdos de interconexión (peering). Eso ha permitido que las tecnológicas puedan levantarse de la mesa de negociación y usar gratis las infraestructuras de redes que llevan el tráfico hasta sus servicios, como ha hecho Meta en este litigio.

En Xataka | Adiós a MásMóvil y Orange: nace Masorange, el nuevo gigante de las telecomunicaciones en España

Imagen | Wikimedia Commons (Wdwdbot, Nokia621)


(function() {
window._JS_MODULES = window._JS_MODULES || {};
var headElement = document.getElementsByTagName(‘head’)[0];
if (_JS_MODULES.instagram) {
var instagramScript = document.createElement(‘script’);
instagramScript.src = ‘https://platform.instagram.com/en_US/embeds.js’;
instagramScript.async = true;
instagramScript.defer = true;
headElement.appendChild(instagramScript);
}
})();


La noticia

La justicia alemana sienta un histórico precedente: que las Big Tech tengan que pagar por el tráfico a las operadoras

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Rubén Andrés

.


Source: xataka

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *